LA VIOLACIÓN COMO CADENA PERPETUA

HACE UN PAR DE AÑOS, EN MEDIO DE UNA CAMPAÑA ELECTORAL QUE, SEGÚN TODAS LAS ENCUESTAS, DEBÍA LLEVARLO FÁCILMENTE A CONVERTIRSE EN SENADOR POR EL ESTADO DE MISSOURI, el entonces diputado Todd Akin ofreció una desafortunada entrevista televi­siva en la que habló, entre otras cosas, acerca del aborto terapéutico y del aborto en casos en que la concepción es producto de una violación. “Hasta donde entiendo, por lo que dicen los doctores, ese caso es inusual”, dijo. “Si es una violación legítima, el cuerpo de la mujer tiene formas de tratar de desactivar toda la cosa. Pero asuma­mos que tal vez eso no funciona o algo así. Lo que yo creo es que debería haber algún castigo, pero el castigo debería recaer sobre el violador”.

AKIN, CASI NO HACE FALTA DECIRLO, ES REPUBLICANO, PARTE DEL ALA ULTRACONSERVADORA DEL PARTIDO, Y SU BASE DE APOYO ES EL FAMOSO Y LAMENTABLE TEA PARTY. Quizás otros ultraconservadores, menos le­los con el lenguaje, tengan formas no tan detestables de formular la idea, pero la idea en sí es compartida por todo ese extremo de la derecha americana, que consi­dera que, si una violación conduce a un embarazo y la mujer violada decide no llevar a término el embarazo y, en consecuencia, elige abortar, lo que está haciendo es castigar al no­nato, quitarle la vida. En otras pala­bras, piensan que la mujer violada que aborta es una homicida. Ese razonamiento es solo una de las curiosas maneras en que la miso­ginia transforma a las víctimas en culpables o no las reconoce como víctimas o las convierte en no-entidades o en seres sin derechos.

COMO OCURRE CON TODOS LOS DISCURSOS DE ODIO, PARA RE­CHAZAR EL DISCURSO MISÓGINO BASTA CON LA OPERACIÓN DE CO­LOCARSE EN EL LUGAR DE LA VÍCTI­MA DE ESE DISCURSO. En este caso particular, colocarnos en el lugar de una mujer violada y embaraza­da como producto de ese crimen. Para ponerme en esa situación, necesito imaginar que soy una mujer, que soy víctima de una violación, que esa violación deja en mí una marca traumática que me perseguirá por mucho tiempo y herirá mi psiquis por el resto de mi vida. Luego debo imaginar el momento en que, apenas semanas después de esa degradante agre­sión, descubro, primero como una sospecha y después con seguridad, los síntomas del embarazo.

¿QUÉ COSA SIENTE UNA MUJER EN ESE INSTANTE? ¿QUÉ SIENTE LA MUJER VIOLADA CUANDO DESCUBRE QUE LA SEMILLA DE SU VIOLADOR ESTÁ EN SU CUERPO, QUE HA QUEDADO ALLÍ, ADENTRO DE ELLA, QUE ESTARÁ EN ELLA POR NUEVE MESES Y LUEGO NACERÁ, CONVERTI­DA EN UN NIÑO O UNA NIÑA? ¿Qué siente al saber que acaso tendrá que criar y cobijar y educar a una criatura que no solo no quiso, no buscó y no escogió, sino que además fue depositada en su cuerpo por la persona que más ha odiado y que más daño le ha hecho en el mo­mento más terrible de su vida, una criatura que fue ori­ginada en su cuerpo como parte de una acción destruc­tiva, aniquilante, envilecedora, como lo es siempre una violación? ¿Qué siente una mujer condenada a que, en su vida, la maternidad y el odio, la maternidad y la vio­lencia, la maternidad y el despre­cio, queden para siempre conecta­dos por designio de su violador y con la complicidad de la sociedad y de las leyes?

HAY, POR SUPUESTO, UNA INFINI­DAD DE COSAS QUE NO PUEDO SA­BER CON PRECISIÓN POR MÁS QUE TRATE DE COLOCARME EN EL LU­GAR DE ESA MUJER. Pero hay cosas que sí sé porque todos las sabemos. Una es que una violación es un he­cho traumático. Un trauma es la huella de un acto, de un episodio, de un fragmento de vida tan atroz y tan violento que se convierte en una zona sucia y aciaga de nuestra memoria para siempre. Un agujero negro al que no queremos enfren­tarnos, pero que inevitablemente nos atrapa y nos succiona: quienes han sufrido un trau­ma orbitan alrededor de él por el resto de su vida. Las víctimas de hechos traumáticos suelen sentirse culpa­bles de él, copartícipes: el trauma las secuestra. Lo ima­ginan y lo reviven perpetuamente.

UNA VIOLACIÓN DURA, EN APARIENCIA, UNOS MINU­TOS O UNAS HORAS, PERO EN VERDAD SUELE DURAR PARA SIEMPRE. SE CONVIERTE EN UN ESTIGMA: ES UNA MARCA TAN HONDA EN LA PSIQUIS QUE PARECE UNA MARCA VISIBLE EN EL CUERPO. Pero una violación que culmina en un embarazo es una marca visible en el cuer­po. Se transforma en una criatura, se convierte en un bebe, después en un niño, después en un adolescente, inocente, sin duda, de su origen; pero, inevitablemente, recuerdo vivo, para la madre, del terrible momento que lo originó. Algunas mujeres, Dios sabe a través de qué esfuerzo sobrehumano, lograrán separar en sus mentes al niño del padre, pero otras no. ¿Quién tiene derecho a decirles a esas mujeres que no solo deben vivir con el trauma en su memoria para siempre, sino que, además, deben traer al mundo al fruto de la violación y acaso vivir con él por el resto de sus días, convirtiendo la vio­lación en un presente eterno?

EN MISSOURI, ESA ESTÚPIDA DE­CLARACIÓN HIZO QUE TODD AKIN, FAVORITO HASTA ENTONCES, PER­DIERA LARGAMENTE LA ELECCIÓN CONTRA SU RIVAL DEMÓCRATA —UNA MUJER, POR CIERTO—, LA SENADORA CLAIRE MCCASKILL. Pero, en el Perú, esas cosas pue­den decirse sin temer mayores consecuencias. Martha Meier, una figura de liderazgo en la concen­tración de medios de la Corpo­ración El Comercio, quien piensa que las mujeres violadas no tienen derecho a abortar si su violador las embaraza, escribió hace unos días que el porcentaje de mujeres que resultan embarazadas por una violación es tan pequeño que esa circunstancia no debe considerar­se en el debate sobre el aborto. En verdad, Meier piensa que ninguna circunstancia debe considerarse en ese de­bate. Es la manera en que piensan y actúan los radicales: para ellos, el debate consiste en el ejercicio de imponer sus ideas a la realidad, “sin permitir”, como dijo otro ul­traconservador americano años atrás, “que los hechos interfieran con los discursos”.

YA HEMOS VISTO ESE TIPO DE RAZONAMIENTO EN EL PERÚ, CUANDO ALDO MARIÁTEGUI SOSTUVO QUE LAS MUJERES QUE MURIERON COMO PRODUCTO DE LAS ES­TERILIZACIONES FORZADAS DEL FUJIMORISMO ERAN TAN POCAS QUE ESTADÍSTICAMENTE RESULTABAN IRRELEVANTES. Por cierto, Aldo Mariátegui no es un ultraconservador, ni un liberal, ni un neoliberal, ni un pragmático, sino un ruido de fondo que interfiere con toda forma de pensamiento racional, pero, para ser jus­tos, hay que decir que no comparte la posición de Meier en el tema del aborto (creo). Aun así, es sintomático que Meier aplique esa manera de razonar al tema de la mujer y el aborto y Mariátegui la aplique al tema de la mujer y las esterilizaciones forzadas, porque ambas pie­zas completan el cuadro de la insoportable misoginia de derecha que persiste en el Perú: el cuerpo, la mente y la vida de la mujer son tierra de na­die, objetos sin valor que la derecha se cree con derecho a manipular de cualquier forma.

UNA MUJER PUEDE MORIR SIN QUE SEA RELEVANTE, PORQUE ES ESTADÍSTICAMENTE MARGINAL. UNA MUJER PUEDE SER VIOLADA Y CONDENADA A SER MADRE DEL HIJO DE SU VIOLADOR O, SI DECIDE ABORTAR, PUEDE SER ACUSADA DE UN CRIMEN. Esa acusación es, en sí misma, una repetición del envileci­miento, un nuevo ultraje, una inju­ria adicional, una nueva violación, de la misma manera en que decir que una mujer muerta es irrelevan­te porque no afecta la estadística es burlarse de su muerte y despreciar­la una vez más.

Fuente: revistavelaverde.pe

La Comisión de Justicia del Congreso votó hace unas horas por archivar el proyecto de ley de despenalización del aborto en casos de violación. El único miembro de la comisión que votó por que se siga debatiendo el proyecto fue la congresista Verónika Mendoza. Todavía quedan instancias de reconsideración y todavía queda espacio para que la gente se movilice contra esta muestra notoria de inhumanidad que insiste en que una mujer violada tenga que dar a luz al producto de la violación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s